¿Cómo puedo refinanciar mi crédito hipotecario?

refinanciamiento de hipoteca en México 2024
Picture of Sergio Vera

Sergio Vera

  • Compara las tasas de interés más bajas en el mercado de créditos hipotecarios
  • Conoce los requisitos que debes cubrir para solicitar el cambio de tu hipoteca con otro banco

¿Tienes actualmente un crédito hipotecario que contrataste hace un par de años pero que no tuviste tiempo de comparar? o ¿conoces si tu crédito hipotecario es la mejor opción que existe en el mercado financiero al ser el más barato o con menor tasa de interés?

En caso de no ser así, aún existe una solución y para lograrlo, es necesario que busques refinanciar tu crédito hipotecario. Si no sabes cómo hacerlo o ni siquiera tienes conocimiento de lo que te estamos hablando, en esta ocasión te hablaremos sobre el refinanciamiento de hipoteca en México.

Toma nota de todos los detalles, pues al refinanciar tu crédito hipotecario en este 2024, posiblemente podrías ahorrarte varios miles de pesos al obtener una menor tasa de interés e incluso un mejor Costo Anual Total (CAT), ya que la disminución de estos dos indicadores crediticios son el resultado principal que las personas buscan al momento de una refinanciación de hipoteca.

Simula tu Crédito Hipotecario

Simula tu Crédito Hipotecario

Simula tu crédito hipotecario

$
11.5%
0%20%
30años
1años50años

Pago mensual

¿Por qué es importante refinanciar un crédito hipotecario?

Quizás te estarás preguntando, ¿cuáles son las ventajas o por qué razón alguien quisiera llevar a cabo el refinanciamiento de una hipoteca?, pues bien; existen cinco principales razones para refinanciar un crédito hipotecario en México:

  • Bajar la cantidad del pago mensual de tu crédito: si persigues este objetivo para hacer el refinanciamiento de un crédito hipotecario, podrás tener una mayor holgura en tu presupuesto mensual. Esto quiere decir que, en lugar de destinar, por ejemplo, 20 mil pesos mensuales al pago de la hipoteca, quizá podrías tener una mensualidad de 15 mil pesos y ahorrarte 5 mil pesos que podrás utilizar para otros gastos.
  • Obtener una tasa de interés o un CAT más bajo: recuerda que entre más bajo sea el porcentaje usado para expresar la tasa de interés y el CAT, acabarás pagando menos dinero por tu crédito hipotecario. Si logras bajar, aunque sea un punto porcentual tu préstamo, te ahorrarás varios miles de pesos al final de tus pagos.
  • Cambiar a una tasa fija o tasa variable: esta es quizá otra de las principales razones por las que una persona busca hacer el refinanciamiento de su deuda.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), señala que la ventaja de optar por la tasa fija es que esta se mantendrá igual durante la vida del crédito, es decir, los pagos no se incrementarán, por el contrario; la ventaja de la tasa variable es que, si la tasa de interés baja, sus pagos podrían disminuir, pero si ésta sube, sus pagos también podrían aumentar.

  • Reducir el plazo total del préstamo: si logras hacer que tus pagos mensuales sean más pequeños, quizá puedas utilizar el dinero restante para abonar a capital del crédito hipotecario, lo que a largo plazo haría que el tiempo total de pago sea más bajo del tiempo original en el que se contrató.
  • Contar con un mejor servicio y atención personalizada: por último, pero no menos importante, algunas personas buscan refinanciar sus créditos hipotecarios con otra entidad financiera distinta a la contratada originalmente, por razones de una mala atención por parte de los ejecutivos del crédito o incluso por que los servicios que le ofrecen no son los más óptimos.

Como puedes darte cuenta, refinanciar un crédito hipotecario puede tener más ventajas de las que seguramente tenías pensado, por lo que, si aún estás dudando sobre si quedarte o no con tu crédito hipotecario original, toma en cuenta todos estos puntos.

Ahora bien, si ya decidiste que te conviene hacer el refinanciamiento de tu crédito hipotecario, te decimos cómo puedes hacerlo sin problema alguno.

refinanciamiento de hipoteca en México 2024

¿Cómo refinanciar un crédito hipotecario?

En primer lugar, es importante conocer que el refinanciamiento de un crédito hipotecario también se le conoce como subrogación de hipotecas y como lo mencionamos anteriormente, consiste en mejorar las condiciones originales de tu crédito: menor tasa de interés, disminución de las mensualidades, acortar el plazo del crédito y un mejor Costo Anual Total (CAT).

La CONDUSEF señala que incluso, es posible refinanciar un crédito hipotecario en el mismo banco donde solicitaste originalmente el préstamo, para pedir que se te mejoren las condiciones con las que está contratado. Ahora bien, si quieres refinanciar tu crédito hipotecario en otro banco, puedes solicitar la oferta vinculante (documento donde se detallan las características de cada crédito) o una forma de simplificar el proceso es utilizar un simulador de crédito hipotecario para conocer las instituciones financieras que ofrecen las mejores condiciones en materia de créditos hipotecarios, también puedes leer nuestro artículo “¿Qué banco tiene la tasa de interés más baja de crédito hipotecario?”.

En cuanto hayas ubicado la institución financiera que te ofrezca las mejores condiciones iniciales, pregunta por la subrogación o refinanciamiento hipotecario, comenta que ya tienes un crédito activo y que solicitas la posibilidad de mejorar los términos del contrato con ellos. Toma en cuenta que algunos bancos piden que tengas al menos 6 meses pagando tu crédito original para poder realizar cualquier refinanciamiento.

Será labor del ejecutivo del banco, guiarte paso a paso por todo el trámite. Sin embargo, de manera general, te recomendamos acudir con al menos la siguiente documentación:

  • Historial de pagos del crédito actual.
  • Contrato de apertura del crédito vigente.
  • Comprobante de ingresos.

Algunos otros consejos que debes tomar en cuenta antes de tomar la decisión, según la CONDUSEF, son los siguientes:

  • Revisa no sólo la tasa de interés sino el CAT, pago mensual, plazo y pago total.
  • Considera cuántos años has pagado tu crédito y cuánto te falta. Si te falta poco quizá no te conviene cambiarte.
  • Aunque una opción te ofrezca la mensualidad menor, debes tomar en cuenta el plazo que durará tu deuda y el costo total que pagarás al final.
  • No pierdas de vista los gastos que deberás de pagar para realizar el cambio a otra institución, que podrían ser, gastos notariales, avalúo, apertura, entre otros.
Picture of Sergio Vera

Sergio Vera

Redactor y periodista experto en Finanzas Personales, Educación Financiera y Créditos Hipotecarios